Cómo se prepara la Argentina para darle pelea al dengue

Publicado 15/07/2009 10:52


En las provincias más complicadas, afirmaron a lanacion.com que se realizan tareas de descacharrado y eliminación de criaderos; los especialistas advierten que puede haber más casos que el verano pasado; piden crear conciencia para evitar un rebrote.

En los últimos meses, la Organización Panamericana de la Salud exhortó a los países de América latina a aumentar las medidas preventivas y los recursos para responder al dengue porque vaticinan un rebrote importante del virus para este año.

Especialistas consultados por lanacion.com coincidieron con el pronóstico para la Argentina y consideraron que se espera una cantidad igual o mayor de casos que el verano pasado.

"Si no se hace un estudio de foco y un bloqueo mediante fumigación, el virus se propagará rápidamente con la llegada de las lluvias. Por eso, es fundamental la eliminación de recipientes y criaderos desde el invierno en todo el país", opinó Oscar Lencina, director de zoonosis del instituto Pasteur.

Sin embargo, en Chaco y Salta, dos de las provincias más complicadas por la enfermedad, hay más optimismo.

Quizás, esta tranquilidad se deba a las acciones que están llevando adelante las carteras de Salud para la erradicación de huevos y criaderos.

Chau bichos. Las medidas impulsadas por el Ministerio de Salud de Salta contemplan, durante el invierno, una tarea de prevención en las zonas de bajo y mediano riesgo, y de intervención en las de alto riesgo.

En estos municipios, desde la última semana de junio se realiza un operativo casa por casa, que abarca unas 55.000 viviendas y baldíos. Allí, se trata con lavandina algunos recipientes y se retiran los que son inútiles.

"Es necesario actuar en la estación seca y no en el momento del brote", consideró Alberto Gentile, coordinador de epidemiología de la provincia.

En Chaco, se llevan a cabo acciones similares. Según informó Mario Echeverría, director de Epidemiología provincial, se incorporaron al menos 500 personas que trabajan en la detección de criaderos en alrededor de 52 localidades, mientras que los municipios son los encargados de la erradicación.

"La única solución es eliminar el vector. Y los vecinos deben incorporar este hábito como algo diario. De esta manera, podremos controlar la situación y estar preparados para las próximas estaciones", reflexionó Echeverría.

Por su parte, el director de epidemiología del ministerio de Salud bonaerense, Mario Masana Wilson, solicitó que se mantengan las medidas de prevención para evitar la propagación de la enfermedad, al sostener que "el virus puede reaparecer y mostrar otra faceta de su impredecible circulación".

"Desde la provincia de Buenos Aires estamos trabajando durante todo el invierno", aseguró e insistió en la necesidad de eliminar los recipientes donde se pueda acumular agua ya que "para el dengue no tenemos vacunas".

A nivel nacional. Desde su asunción, la agenda del ministro de Salud, Juan Luis Manzur se vio prácticamente abarcada por la epidemia de gripe A.

No obstante, desde la cartera nacional comunicaron que su titular mantuvo reuniones con funcionarios y técnicos para efectuar un plan nacional de prevención del dengue.

Se trata de una iniciativa que se desarrollará en todo el país y que incluye la vigilancia epidemiológica, bloqueos de focos y tareas de concientización comunitaria, aunque todavía no se especificó cuando se iniciarán las medidas.

Más conciencia. Los que no están de acuerdo con lo realizado hasta ahora son algunos voluntarios que llevaron a cabo tareas de descacharrado y prevención en las zonas críticas del país.

"Las autoridades estuvieron ocupadas en la campaña electoral", denunció Marie Pierre Fuster, coordinadora de Red Solidaria Joven, filial Charata, y consideró que uno de los mayores problemas es la falta de conciencia.

"Desde el gobierno de Chaco informaron que se había terminado el dengue y mucha gente hoy en día cree que está erradicado. La población de Charata no se preocupa ni se está previniendo para el verano", aseguró.

En este sentido, afirmó que no hubo avances en materia de saneamiento, uno de los factores más influyentes en la propagación del mosquito. "A mitad de junio se hizo una "fiesta del agua" para festejar que el gobernador firmó el decreto de licitación del acueducto, pero hasta el momento no hay señales de la obra", agregó.

  • Las larvas esperan adheridas a cacharros y piletas la llegada de los primeros calores y lluvias para continuar con su desarrollo hasta convertirse en mosquitos capaces de transmitir un virus que, según Lencina, puede ser aún más problemático que en años anteriores, sobre todo para las personas que ya contrajeron la enfermedad porque un segundo contagio puede derivar en dengue hemorrágico, un cuadro mucho más grave que el febril.
Fuente:

La Nación

Otros Artículos

El uso de este sitio web implica la aceptación de los Términos y condiciones y la Política de Privacidad de TandilSalud.com.ar
© Copyrights ©2014: Helius Information Technology - Todos los derechos reservados. Protección de datos personales.


Desarrollado por Helius IT