Estatinas abren brecha social en niveles de colesterol en EEUU

Publicado 17/10/2009 10:51


Reuters Health - Las estatinas, que tan efectivamente reducen los niveles de colesterol, estarían creando una división social en lo que respecta a este problema de salud.

Con datos de una encuesta gubernamental realizada entre 1976 y el 2004, un equipo de investigadores halló que tras la llegada de las estatinas, los estadounidenses de poder adquisitivo alto registraron una reducción significativa de sus niveles promedio de colesterol: el doble que las personas de bajos ingresos.

Los resultados, indicaron los autores, son un giro en la relación entre el ingreso y el colesterol. A fines de los 70, los estadounidenses de altos ingresos tenían, en general, el colesterol alto, mientras que ahora son los más pobres los que concentran los niveles más elevados.

"Antes, las personas más ricas tenían el colesterol más alto porque podían pagar una dieta más rica en grasas, con más carnes rojas, manteca y huevos", dijo la autora principal, doctora Virginia W. Chang, de la University of Pennsylvania, en Filadelfia.

Pero también tuvieron acceso a las estatinas cuando aparecieron a fines de la década de 1980.

Chang y su colega Diane S. Lauderdale hallaron que cuanto más alto era el ingreso en 1988 o después, más probabilidades se tenían de iniciar un tratamiento con estatinas.

Los estadounidenses más ricos eran, por ejemplo, un 70 por ciento más propensos a usar una de esas medicinas que el grupo más pobre.

Al mismo tiempo, bajaron los niveles totales de colesterol en la población general, aunque el descenso fue mayor en la población con ingresos más altos.

Los resultados no prueban que el consumo de estatinas generó ese cambio, indicó Chang. "Pero respaldan la idea de que las estatinas son parcialmente responsables", dijo.

Los resultados, publicados Journal of Health and Social Behavior, surgen de tres etapas de una encuesta nacional sobre salud, realizadas en 1976-1980, 1988-1994 y 1999-2004.

Entre la primera y la última etapa, la prevalencia del colesterol alto en las mujeres cayó del 28 al 17 por ciento, mientras que en los hombres bajó del 25 al 17 por ciento.

Mientras que, a fines de la década de 1970, el colesterol tendía a disminuir como el ingreso, en la última encuesta se registró lo opuesto.

Las estatinas, señaló Chang, ayudaron a las personas con todos los niveles de ingresos. "El colesterol disminuyó en toda la población. Pero en el camino, profundizamos las diferencias económicas", añadió.

Es probable, según la autora, que el precio sea un factor clave, ya que las estatinas suelen ser más costosas que, por ejemplo, los fármacos para controlar la presión.

Si ese es el caso, dijo, los patrones registrados en el estudio podrían variar a medida que aparecen más genéricos de las estatinas, lo que debería reducir los costos.

De hecho, señaló Chang, los fármacos económicos pueden beneficiar más a los grupos de bajos ingresos que a los de altos ingresos.

Eso es porque la otra forma de reducir el colesterol, el cambio del estilo de vida, suele ser mucho más difícil de aplicar en los estadounidenses de bajos recursos, que no podrían comprar más frutas y verduras frescas o encontrar el tiempo libre o el lugar para hacer ejercicio.

"Las estatinas pueden ayudar a nivelar el campo de juego", concluyó Chang.

FUENTE: Journal of Health and Social Behavior, septiembre del 2009

Otros Artículos

El uso de este sitio web implica la aceptación de los Términos y condiciones y la Política de Privacidad de TandilSalud.com.ar
© Copyrights ©2014: Helius Information Technology - Todos los derechos reservados. Protección de datos personales.


Desarrollado por Helius IT