Terapia contra la hepatitis C afectaría la vida sexual masculina

Publicado 18/09/2009 09:05


NUEVA YORK -- Reuters Health -- Los hombres que toman los antivirales peginterferón y ribavirina para tratar el virus de la hepatitis C suelen sufrir disfunción sexual.

Esa combinación farmacológica, que es la terapia estándar para la hepatitis C crónica, puede afectar los tres elementos de la salud sexual: el deseo, la función y la satisfacción, indicó un nuevo estudio.

"Los hombres que comenzarán a tomar peginterferón y ribavirina deberían recibir información sobre la posibilidad de que se deteriore su salud sexual durante el tratamiento y el apoyo necesario si eso sucede", publicó en la revista Gastroenterology el equipo de la doctora Lorna M. Dove, del Centro Médico Presbiteriano de Nueva York.

La hepatitis C es una enfermedad infecciosa de la sangre que a menudo no tiene síntomas y puede causar inflamación hepática, cirrosis y, en casos extremos, cáncer de hígado. A menudo, se contrae por transfusiones de sangre sin controlar o por el uso de drogas inyectables o inhalables.

La hepatitis crónica afecta a entre el 1 y el 2 por ciento de la población en Estados Unidos y es más frecuente en los afroamericanos que en los caucásicos y otras etnias de ese país.

La salud sexual de los hombres con hepatitis C crónica antes, durante y después de la terapia combinada no se estudió adecuadamente, señaló el equipo.

La nueva investigación demuestra que las alteraciones de la función sexual y el deseo son efectos adversos frecuentes de la terapia en los hombres y que no siempre se revierten por completo cuando finaliza la terapia.

Dentro de un estudio grande, 260 hombres tratados con peginterferón y ribavirina respondieron cuestionarios sobre salud sexual antes, durante y después de la terapia.

Antes del tratamiento, el 37 por ciento mencionó tener una alteración leve del impulso sexual, el 26 por ciento dijo tener disfunción sexual, el 22 por ciento indicó problemas de eyaculación y el 44 por ciento mencionó insatisfacción con su vida sexual.

Al final de la terapia, a las 24 o a las 48 semanas, entre el 38 y el 48 por ciento de los hombres manifestó que su baja función sexual era peor que antes de iniciar el tratamiento. Los afroamericanos sintieron una alteración general menor que los caucásicos durante el tratamiento.

En los pacientes que suspendieron la terapia a las 24 semanas, la salud sexual volvió a ser casi normal dentro de los seis meses posteriores a finalizar el tratamiento.

Al comparar con el período anterior al tratamiento, los hombres que recibieron la terapia durante 48 semanas dijeron tener más problemas de erección y eyaculación, aunque la disfunción eréctil se limitó a los caucásicos.

FUENTE: Gastroenterology, septiembre del 2009

Otros Artículos

El uso de este sitio web implica la aceptación de los Términos y condiciones y la Política de Privacidad de TandilSalud.com.ar
© Copyrights ©2014: Helius Information Technology - Todos los derechos reservados. Protección de datos personales.


Desarrollado por Helius IT