Expertos cuestionan seguridad de fármaco para tratar el asma

Publicado 21/08/2009 15:26


NUEVA YORK -- Reuters Health -- El autor de un estudio sobre la seguridad de un tipo de fármacos inhalables para el asma financiado por la industria farmacéutica asegura que sus hallazgos deberían "tranquilizar" a los pacientes que los usan.

Sin embargo, dos expertos que han publicado estudios sobre esos medicamentos no están de acuerdo con esa afirmación.

Se trata de los llamados agonistas beta de acción prolongada, entre los que se encuentran Serevent (salmeterol, de GlaxoSmithKline) y Foradil (formoterol, de Schering).

Esos fármacos se venden combinados con corticosteroides inhalables, como Advair (salmeterol más fluticasona), de GlaxoSmithKline, y Symbicort (formoterol más budesonida), de AstraZeneca y se usan en el tratamiento del asma, el enfisema y la bronquitis crónica.

Varios estudios habían asociado a los agonistas beta de acción prolongada con un aumento del riesgo de sufrir crisis asmáticas graves, de necesitar internación por asma y hasta morir.

Los datos sugieren que los afroamericanos serían más vulnerables que los blancos, tanto por el asma como por el uso de agonistas beta de acción prolongada.

En el nuevo estudio, el equipo del doctor David M. Lang, de la Fundación de la Clínica Cleveland, en Ohio, analizó datos sobre hospitalizaciones por asma en Filadelfia entre 1995 y 1999 y la frecuencia de las recetas de agonistas beta de acción prolongada y otros fármacos para la enfermedad.

En 1997 se publicaron las guías que recomendaron agregar los agonistas beta de acción prolongada a dosis bajas de corticosteroides inhalables en pacientes con asma mal controlado con esteroides.

El equipo de Lang halló que la tasa de hospitalizaciones por asma aumentó como la frecuencia de recetas de agonistas beta de acción rápida, pero disminuyó según la mayor cantidad de recetas de agonistas beta de acción prolongada.

Los autores observaron también que los afroamericanos eran seis veces más propensos a necesitar hospitalización por el tratamiento del asma (45,7 frente a 7,6 de cada 10.000 para los caucásicos). El riesgo aumentaba con el uso de agonistas beta de rápida acción.

En cambio, según la nueva investigación de Lang, el uso de agonistas beta de acción prolongada fue protector y registró bajas tasas de hospitalización.

A partir de estos resultados, el equipo concluyó en Annals of Allergy, Asthma and Immunology que los datos no respaldan el argumento de que el tratamiento con los agonistas beta de acción prolongada es una causa principal de enfermedad por asma.

Lang dijo a Reuters Health: "El estudio proporciona evidencias que deberían tranquilizar a los pacientes".

Pero el doctor Christopher Cates, de la University of London, y autor de varias revisiones científicas sobre la seguridad y la efectividad de fármacos para el asma, no está de acuerdo.

"De este diseño de estudio no debería sacarse ninguna conclusión sobre la seguridad de los agonistas beta de acción prolongada", dijo Cates a Reuters Health. Los autores, explicó, no determinaron si los fármacos se indicaron para el asma u otros problemas respiratorios.

Esas medicinas son peligrosas, coincidió la doctora Shelley Salpeter, de la Stanford University, en California, y destacó que los agonistas beta de acción prolongada y rápida acción pueden hacer que el paciente desarrolle resistencia al fármaco, lo que agrava las reacciones a disparadores asmáticos.

"El objetivo del estudio fue claramente confirmarle a los lectores la seguridad de los agonistas beta de acción prolongada", indicó Salpeter a Reuters Health.

"Queda claro" de las revisiones de Salpeter en el 2006 de ensayos clínicos y de otros estudios publicados desde ese año, que esos fármacos están asociados con un aumento de las hospitalizaciones por asma, las crisis potencialmente fatales y hasta la mortalidad por asma.

El debate real, sostienen Salpeter y Cates, no es si los agonistas beta de acción prolongada son riesgosos. En cambio, la controversia existente gira alrededor de si la combinación con corticosteroides inhalables elimina el riesgo por completo.

Estudios recientes sugieren que la combinación sigue siendo más peligrosa que el uso de corticosteroides solos.

GlaxoSmithKline financió el nuevo estudio con un subsidio ilimitado. El informe indica que la empresa no participó en el diseño del estudio ni en la interpretación de los datos o la redacción del artículo final.

De todos modos, indica Salpeter, los resultados demuestran claramente la influencia de la empresa, mientras que otras evidencias indican que los usuarios de los agonistas beta de acción prolongada "deberían estar preocupados".

A fines del año pasado, agregó Salpeter, un consejo asesor de la Administración de Medicamentos y Alimentos de Estados Unidos recomendó prohibir el uso de salmeterol y de formoterol para tratar el asma.

FUENTE: Annals of Allergy, Asthma and Immunology, agosto del 2009

Otros Artículos

El uso de este sitio web implica la aceptación de los Términos y condiciones y la Política de Privacidad de TandilSalud.com.ar
© Copyrights ©2014: Helius Information Technology - Todos los derechos reservados. Protección de datos personales.


Desarrollado por Helius IT