Crece la oferta y variedad de alimentos funcionales

Publicado 23/06/2009 13:26


Contribuyen a mejorar el funcionamiento del organismo, colaborando en la prevención de enfermedades. A su vez, también es mayor la cantidad de gente que los consume. Las fibras, el omega-3 y los pre y probioticos se encuentran, por ejemplo, en yogures, leches, aceites, pastas y panificados. Los especialistas destacaron la necesidad de contar con un rotulado específico que sirva para incrementar el conocimiento por parte de la población sobre cuáles son los ingredientes que componen a cada uno de los alimentos disponibles en las góndolas.

Buenos Aires -   "El de los alimentos funcionales es un terrero que está comenzando a ganar fuerza, no sólo debido a la acción de los médicos, sino también a la disponibilidad de la industria y la predisposición de los medios que aportan lo suyo para que la gente sepa de qué se trata. No obstante, este concepto que tiene mucha fuerza y pujanza requiere de mensajes científicos que lo sustenten", señaló en presencia de Pro-Salud News el doctor Esteban Carmuega, médico pediatra y director de Nutricia, en el marco de la Reunión Anual sobre Ciencia y Tecnología: "Alimentos y Salud, Alimentos Funcionales" organizada por Academia Nacional de Ciencias Exactas, Físicas y Naturales (ANCEFN) y el Instituto Internacional de Ciencias de la Vida (ILSI) tuvo lugar en Buenos Aires.

"Un alimento es considerado funcional cuando afecta en forma beneficiosa una o más funciones del organismo. Asimismo, debe ser de naturaleza alimentaria y estar adecuadamente compuesto. La leche materna constituye 'el' ejemplo de lo que este tipo de alimentos pueden hacer, ya que contribuye al funcionamiento del organismo, mejorando las defensas y previniendo las enfermedades", añadió Carmuega.

La exposición se dio durante la disertación de expertos en la cual se estableció la necesidad de contar con la colaboración de la industria alimenticia a fin de poder contar -en los alimentos que se encuentran disponibles para el público en las góndolas de los supermercados- con un sistema de rotulado especial que indique sí poseen, por ejemplo, pro o prebioticos que contribuyen a reforzar el sistema inmunológico y mejorar el funcionamiento de la flora intestinal.

"Es muy importante lograr establecer una regulación que en la Argentina todavía no tenemos, en la cual puedan conjugarse los intereses de la ciencia, la industria y el estado, que debe ser el encargado de regular las situaciones", remarcó el doctor Alfredo Calvelo, miembro del comité organizador de la ANCEFN, al tiempo que destacó que en la Argentina, "el grupo de alimentos funcionales más consumido es el de los lácteos".

Sin embargo, y como paso previo a la colocación de etiquetas, resulta fundamental que quienes concurren a un supermercado puedan saber qué es lo que están comprando y para eso, tal como lo expresara el doctor Ricardo Basile, presidente de la Sociedad Argentina de Nutrición (SAN) -institución auspiciante de la jornada-, "lo fundamental es trabajar sobre la educación y la información para que desde chicos los niños sepan a través de sus padres qué es lo que están comiendo y lo que más les conviene".

Tipos de alimentos funcionales

La FUFOSE, entidad para el control de los alimentos de Europa reconoce cinco grupos de propiedades y biomarcadores asociados a los beneficios de los alimentos funcionales. Estos son:
1) Crecimiento, desarrollo y diferenciación: enriquecimiento con nutrientes en la alimentación materna para la prevención de algunas anomalías fetales como el ácido fólico, iodo, ácidos grasos esenciales, calcio y vitamina D.

2) Regulación de procesos metabólicos: Principios activos o alimentos que modulen la sensibilidad del receptor de insulina; almidones modificados para disminuir el índice de glucosa; fibras viscosas para el aumento de la saciedad (diabetes, obesidad, resistencia a la insulina).

3) Defensa ante las agresiones oxidativas: Principios activos con actividad antioxidante, tales como las vitaminas A, E, C, zinc, selenio y numerosos fitoquímicos.

4) Sistema cardiovascular: Principios que actúan sobre el riesgo cardiovascular, incluyendo ácidos grasos Omega-3, algunos de los antioxidantes ya mencionados, fibra soluble, fitoesteroles y otros.

5) Función Digestiva: Alimentos que modulan la flora intestinal tanto por la incorporación de prebióticos, probióticos o ambos. Estos podrían modificar no sólo la función de absorción o la motilidad sino también interactuar con el sistema inmunológico asociado a la mucosa. Se incluyen también en este grupo otros principios que mejoran la biodisponibilidad o utilización de los nutrientes de la dieta o disminuyan el riesgo de cáncer de colon.

Fuente:

Prosalud News

Otros Artículos

El uso de este sitio web implica la aceptación de los Términos y condiciones y la Política de Privacidad de TandilSalud.com.ar
© Copyrights ©2014: Helius Information Technology - Todos los derechos reservados. Protección de datos personales.


Desarrollado por Helius IT