Una visión sobre la medicina personalizada

Publicado 24/03/2010 09:20


El pionero en genómica Leroy Hood afirma que una próxima revolución dentro de la medicina generará enormes y nuevas oportunidades.

Leroy Hood ha estado en el centro de una serie de movimientos paradigmáticos dentro de la biología. Ayudó a inventar la primera máquina de secuenciación de ADN en los años 80, junto a varias otras tecnologías que han logrado cambiar la cara de la biología molecular. En el año 2000, fundó el Instituto de Biología de Sistemas, un instituto multidisciplinar en Seattle dedicado al examen de las interacciones entre la información biológica a muchos niveles distintos, así como al avance de una nueva perspectiva para el estudio de la biología. La próxima revolución que tiene planeada es en el campo de la medicina, usando nuevas tecnologías y nuevos conocimientos en biología e informática para hacer que la práctica sea más predecible, prevenible y personal.

Hood señala que con cada una de las grandes transiciones de las que ha formado parte, se ha tenido que enfrentar al escepticismo. El proyecto para el genoma humano, por ejemplo, tenía muchas voces en contra. No obstante afirma que la mejor forma de superar las dudas es mediante los resultados. Para ello, Hood ha fundado una startup llamada Integrated Diagnostics, que está desarrollando una serie de diagnósticos de bajo coste que podría utilizarse para detectar enfermedades en etapas más tempranas y tratables. También ha desarrollado una asociación entre el Instituto de Biología de Sistemas y la Escuela Médica del Estado de Ohio, donde espera mostrar cómo la combinación de las tecnología médicas y genómicas existentes pueden afectar la práctica de los cuidados de salud hoy día.

Hood argumenta que la digitalización de los historiales médicos—la mayor apuesta de la industria de los cuidados médicos en la actualidad—es sólo una pequeña parte de las mejoras informáticas que necesitan llevarse a cabo dentro del sector. Además la farmacogenómica—la práctica de la utilización del contenido genético individual para escoger medicamentos—proporciona sólo un ejemplo limitado del poder potencial de la medicina personalizada.

TR: ¿Cómo ve el futuro de la medicina personalizada?

LH: Creo que la medicina personalizada es una visión demasiado estrecha de lo que se nos acerca. Creo que veremos una transición desde la medicina reactiva hasta la medicina proactiva. Yo lo defino como medicina “P4”—potencia, predicción, personalización y prevención—lo que significa que cambiaremos nuestro foco de atención al bienestar—y a la participación. Esto quiere decir que habrá que convencer a los distintos agentes de que este tipo de medicina es real y que ya está entre nosotros. Los médicos tendrán que aprender un tipo de medicina que no aprendieron en las escuelas médicas.

TR: ¿Qué nuevas tecnologías liderarán la revolución en la medicina?

LH: Los genomas individuales se volverán un estándar dentro de los historiales médicos en 10 años aproximadamente, y tendremos la capacidad de provocar interferencias [el la salud del individuo] cuando los combinemos con la información fenotípica. Después podremos empezar a planear estrategias relacionadas con los cuidados de salud individuales de formas que no se habían llevado a cabo anteriormente.

Los métodos nanotecnológicos para la medición de proteínas—como por ejemplo medir 2.500 proteínas a partir de una única gota de sangre—también serán importantes. Queremos desarrollar tests que evalúen 50 proteínas específicas de 50 órganos como forma de preguntarnos acerca del estado de salud en vez del estado de enfermedad.

La tercera tecnología que va a resultar transformadora es la capacidad de obtener análisis detallados a partir de una única célula. Podemos analizar transcriptomas y transcripciones de ARN, proteomas y metabolomas [la colección de genes transcritos o ARN mensajero, el ARN total, las proteínas y metabolitos, respectivamente, en la célula]. Esta información revelará estados cuanti celulares que proporcionarán mucha información sobre los mecanismos normales y los mecanismos de las enfermedades. Por ejemplo, actualmente estamos llevando a cabo un experimento en el que tomamos 1.000 células a partir de glioblastomas [un tipo de tumor cerebral] y seleccionamos transcripciones de cada una de esas células. Estamos descubriendo cosas nuevas interesantes sobre lo que constituye un tumor.

La fuerza de empuje final será lo que generalmente describo como herramientas computacionales y de matemáticas, la capacidad totalmente asombrosa de gestionar la dimensionalidad de los dato. Si tenemos pacientes de aquí a 10 años con miles de millones de puntos de datos, ser capaces de comparar todo eso con las correlaciones individuales entre el genoma y el fenotipo nos dará una visión fundamentalmente nueva de la medicina preventiva. No obstante, el reto consiste en saber de dónde obtendremos los ciclos para realizar esos procesos informáticos y dónde almacenaremos todos esos datos.



TR: ¿Por tanto la tecnología de la información juega un papel principal dentro de la medicina personalizada?

LH: La medicina se va a convertir en una ciencia de la información. Todo el sistema de salud requiere un nivel de tecnología de la información que va más allá de la mera digitalización de los historiales médicos, que es de lo que la mayoría de la gente habla hoy día. En 10 años aproximadamente, tendremos miles de millones de puntos de datos de cada individuo, y el reto verdadero consistirá en desarrollar un tipo de tecnología de la información que pueda reducir todo eso a una serie de hipótesis reales sobre el individuo en concreto.

TR: ¿Cuáles serán las consecuencias más allá de la medicina?

LH: Creo que la revolución de la medicina P4 tiene dos consecuencias sociales enormes. Transformará absolutamente los planes de negocio de cada sector dentro de los cuidados médicos. ¿Quiénes se adaptarán y quiénes se convertirán en dinosaurios? Esa es una cuestión interesante, y significa que se crearán enormes oportunidades para las compañías.

También creo que conducirá hacia la digitalización de la medicina, la capacidad de obtener datos relevantes de un paciente a partir de una única molécula, una única célula. Creo que este tipo de digitalización a largo plazo tendrá exactamente las mismas consecuencias que ha tenido para la digitalización de la tecnología de la información. Con el tiempo, los costes de los cuidados de salud bajarán al punto de que podamos exportarlos al mundo en desarrollo. Ese concepto, que era totalmente inconcebible hace algunos años, ahora resulta muy interesante.

TR: ¿Cúales serán los retos a la hora de implementar esta visión de la medicina?

LH: Creo que los retos más grandes vendrán dados por la aceptación social de la revolución. Estamos intentando formar algo que llamamos el P4 Medical Institute. La idea es incluir socios industriales como parte de este consorcio y que nos ayuden a transferir la medicina P4 a la población de pacientes de la Universidad del Estado de Ohio, que al tiempo es quien paga y quien proporciona los servicios a sus empleados. Tenemos pensado anunciar más detalles sobre este proyecto en dos o tres meses.

Fuente:

Technology Review

Otros Artículos

El uso de este sitio web implica la aceptación de los Términos y condiciones y la Política de Privacidad de TandilSalud.com.ar
© Copyrights ©2014: Helius Information Technology - Todos los derechos reservados. Protección de datos personales.


Desarrollado por Helius IT