Una vacuna inmunológica elimina el cáncer en ratones

Publicado 26/11/2009 15:09


Una vacuna inmunológica, desarrollada en la Universidad de Harvard, e introducida en el organismo a través de un implante del tamaño de una uña, ha conseguido por primera vez eliminar tumores en mamíferos, según se publica hoy en Science Translational Medicine.

Un grupo de inmunólogos y bioingenieros de la Universidad de Harvard, en Boston, han logrado desarrollar una vacuna inmune que acaba con los tumores en ratones. La inmunización se efectúa a través de unos pequeños discos de plástico impregnados con antígenos tumorales específicos y que se implantan bajo la piel para reprogramar el sistema inmunológico y que éste ataque al cáncer. Los resultados de este experimento se publican hoy en Science Translational Medicine, donde se describe el éxito del implante en la erradicación de melanomas murinos. Los autores del estudio, coordinados por David J. Mooney, profesor en Harvard e investigador del Instituto Wyss de Bioingeniería, lo califican como un gran paso hacia el diseño de vacunas oncológicas eficaces.

  • Entre el 20 y el 50 por ciento de los ratones que recibieron la vacuna mostraron una reducción de los tumores sólidos, no vista en los no vacunados


Las vacunas oncológicas convencionales actúan recogiendo células inmunes del organismo, reprogramándolas para atacar a los tejidos tumorales, y devolviéndolas de nuevo al sistema inmune. Sin embargo, más del 90 por ciento de las células autoinyectadas mueren antes de ejercer ningún efecto.

Los implantes diseñados por el equipo de Mooney tienen 8,5 mm de diámetro y están hechas con un polímero biodegradable ya aprobado por la agencia estadounidense del medicamento, la FDA. Estas pequeñas moléculas se encuentran constituidas prácticamente por aire -en un 90 por ciento-, son muy permeables a las células inmunes y, una vez implantadas bajo la piel, liberan citocinas que a su vez actúan como reclutadoras de las células dendríticas. Precisamente, estas células avanzan por los poros de los discos donde se encuentran expuestos los antígenos tumorales específicos, que activan al sistema inmune. Las células dendríticas se aproximan a los ganglios linfáticos, donde activan a los linfocitos T para que atrapen y eliminen a las células tumorales. En el estudio, los científicos manipularon los implantes para activar diferentes tipos de células dendríticas -algo que no se consigue con las vacunas oncológicas convencionales, que se limitan a activar un sólo tipo de las células- y otras células inmunes. Los científicos hallaron que entre el 20 y el 50 por ciento de los ratones vacunados mostraron una regresión completa de los tumores sólidos, en comparación con los animales no inmunizados, que sucumbieron al cáncer. Aunque el trabajo no explica cómo la presencia de diferentes tipos de células dendríticas es capaz de reducir el tamaño tumoral, el hecho es que esta estrategia que implica a tipos celulares diferentes obtiene una respuesta antitumoral especialmente potente.

Fuente: DiarioSalud

Otros Artículos

El uso de este sitio web implica la aceptación de los Términos y condiciones y la Política de Privacidad de TandilSalud.com.ar
© Copyrights ©2014: Helius Information Technology - Todos los derechos reservados. Protección de datos personales.


Desarrollado por Helius IT