Cada cuatro minutos se registra un accidente cerebrovascular

Publicado 05/11/2009 11:39


En el Día Mundial del Ataque Cerebral es necesario conocer a la situación que afecta a casi 150.000 argentinos cada año. Su aparición es súbita. ¿Cuáles son los principales síntomas? ¿Qué se debe hacer y qué no cuando un familiar los siente?

"El ataque cerebral, también llamado stroke, es la segunda causa de muerte a nivel mundial (luego del infarto de corazón) y la primera de discapacidad permanente en adultos.

Por ejemplo, en Argentina, se calcula que hay entre 126 y 190 mil personas afectadas por esta condición cada año. Lo cual quiere decir que una persona sufre un accidente cerebrovascular (ACV) cada cuatro minutos".

"Todas estas condiciones hacen que, aprovechando el Día Mundial y Nacional, desde la Sociedad Neurológica Argentina (SNA) nos propongamos, como lo venimos haciendo hace ya tres años, llevar un mensaje clave a la población: a la hora de abordar y tratar efectivamente un ataque cerebral lo fundamental es actuar rápido.

¿Y cómo se hace eso?: básicamente aprendiendo a reconocer los síntomas", señaló el doctor Luciano Sposato, médico neurólogo, director del Centro de Stroke del Instituto de Neurociencias de la Fundación Favaloro y miembro del Grupo de Enfermedades Cerebrovasculares de la SNA, durante una reunión informativa

SÍNTOMAS A LOS CUALES PRESTAR ATENCIÓN
Debido a que el ataque cerebral ocurre súbitamente, inclusive cuando la persona está absolutamente relajada comiendo, jugando con los hijos o mirando una película, es fundamental conocer cuáles son sus signos principales para poder actuar en forma rápida, pero sobre todo de manera eficaz.

"Esto implica que quien acompañe a la persona que está sufriendo un stroke debe comunicarse inmediatamente con el servicio de emergencias y hacerle saber a la operadora que se trata de un 'código rojo', es decir una situación de suma urgencia, para que la ambulancia llegue en el menor tiempo posible, y por ende el paciente arribe al centro médico dentro de lo que se llama 'Ventana Terapéutica'.

Este plazo corresponde a las tres horas totales desde ocurrido el evento, en las cuales más herramientas tenemos para actuar", añadió Sposato.

LOS SINTOMAS
Respecto entonces a estos síntomas principales que constituyen una señal de alarma, más allá de las diferencias de cuadros (hay ataques cerebrales isquémicos que ocurren en ocho de cada diez casos cuando una vena del cerebro se obstruye y por ende deja de irrigar sangre y oxígeno a una parte del mismo; o hemorrágicos que se constituyen cuando la vena se rompe), tanto el doctor Sposato como los otros especialistas presentes en la reunión, la doctora Guadalupe Bruera y el doctor Tomás Sánchez Coleman, enumeraron:

* La debilidad o el adormecimiento de un brazo, una pierna o la mitad de la cara;
* La confusión y dificultad para hablar, entender o expresar una idea;
* La pérdida del equilibrio;
* Los problemas para ver, generalmente, con un solo ojo y
* El intenso dolor de cabeza son los cinco signos de alarma.
Todos ellos aparecen en forma súbita, en la mayoría de los casos de un solo lado del cuerpo y pueden estar acompañados por el incremento de la presión arterial y la temperatura corporal.

NO DAR MEDICAMENTOS
"En cualquier caso, hasta que llegue el equipo médico y dado que aun sospechando no podemos saber qué les esta pasando a la persona que está con nosotros es importantísimo no administrarle ningún tipo de fármaco -ni siquiera un conocido anticoagulante que todos tenemos en nuestra casa-, así como también procurar que no se duerma y ubicarlo de costado por si llegara a producirse un vómito", sumaron los especialistas convocados a la reunión.

FACTORES DE RIESGO Y TRATAMIENTO
Si bien el ataque cerebral puede darse en cualquier etapa de la vida -inclusive hay casos de detección en el vientre materno-, su prevalencia aumenta después de la quinta década, como consecuencia de la asociación con otros factores entre los que se cuentan la diabetes, la hipertensión, el tabaquismo, el exceso de alcohol y el sedentarismo.

"Todos estos son factores que podemos aprovechar para prevenir, dejar de lado o tratar, y de esta forma contrarrestar a aquellos por los que no podemos hacer nada y entre los que es posible mencionar a la herencia o la existencia de cuadros previos", refirió Sposato.

Con respecto al tratamiento del cuadro, que en muchos casos comienza en la ambulancia pues no hay tiempo que perder, su duración dependerá de la evolución del paciente, aunque tal como aclaró la doctora Bruera, integrante de la SNA y del equipo del Hospital Eva Perón de la Ciudad de Rosario, "no termina cuando el paciente está estable, ni cuando es dado de alta o a los dos o tres meses.

Afortunadamente, cuando se trata de la recuperación, no tenemos techo. Esto quiere decir que siempre se puede hacer un poco más".

"Más aun, diríamos que lo que se hace por el paciente en los primeros siete días de ocurrido el ataque cerebral repercute en términos de disminución del riesgo de mortalidad y aumento de la calidad de vida en los próximos 10 años", concluyó el doctor Sposato.

PROYECTO DE LEY
La SNA se encuentra promoviendo la creación de una Ley Nacional de Ataques Cerebrales con el objetivo de disminuir la incidencia, mortalidad y secuelas de esta patología en la población argentina.

La legislación contempla la creación de un Programa Nacional que será administrado y ejecutado por el ministerio de Salud de la Nación, contando con el asesoramiento de la SNA.

Actualmente el proyecto se encuentra próximo a tratarse en las comisiones de Salud y Presupuesto del Senado Nacional. (Fuente: Pro-Salud News)

Fuente: Neomundo

Otros Artículos

El uso de este sitio web implica la aceptación de los Términos y condiciones y la Política de Privacidad de TandilSalud.com.ar
© Copyrights ©2014: Helius Information Technology - Todos los derechos reservados. Protección de datos personales.


Desarrollado por Helius IT