El camino hacia una vacuna universal contra la gripe

Publicado 23/09/2009 09:59


Una compañía está preparando las pruebas con humanos de una vacuna universal contra la gripe basada en ADN.

Las primeras dosis de la vacuna contra la gripe H1N1 (gripe porcina) se enviarán a los hospitales de todo Estados Unidos durante las próximas semanas—siete meses después de que la cepa del virus fuese identificada. Las dosis de la vacuna utilizarán virus vivos inactivos o debilitados para generar inmunidad—un método que puede fallar si cualquiera de esos virus vivos es lo suficientemente fuerte como para duplicarse, o si los virus inactivos se destruyen sin que el sistema inmunológico los reconozca.

Una compañía de biomedicina está trabajando para revolucionar por completo la forma en que las vacunas se producen y se aplican. Como así lo describirá el director de Inovio, Joseph Kim, durante la conferencia EmTech@MIT 2009 el miércoles, el grupo está desarrollando una vacuna que algún día podría proteger contra todas las cepas de la gripe al mismo tiempo—incluyendo la gripe aviar y porcina—con una sola inyección. Las primeras pruebas con humanos están previstas para el año próximo.

El virus de la gripe logra evadir temporalmente a nuestros sistemas inmunes año tras año puesto que muta muy rápidamente. Para lograr combatir las cepas más virulentas en el momento en que emergen, los investigadores tienen que cambiar la vacuna cada año. Hoy día, la mayoría de las vacunas contra la gripe se cultivan en huevos de gallina, un proceso que lleva seis meses o más, y que sólo protege contra unas pocas cepas de la gripe—las que los expertos consideren que van a estar circulando durante la siguiente temporada de gripe.

Inovio espera poder cambiar este arduo proceso por una vacuna basada en el ADN. Con este método, los pequeños trozos de ADN que se localizan en cada virus de la gripe humana se modifican para que sean absorbidos por las células, lo que provoca que dichas células produzcan los antibióticos contra las distintas cepas de los invasores virales y así generar la respuesta inmunológica que sea necesaria.

“Pensamos que ya era hora de que esto cambiase. Tener que averiguar contra qué cepas hay que defender a la sociedad antes de que llegue el otoño es un sistema muy anticuado, con muy poco margen para cometer errores,” afirma Kim, que fue nombrado Innovador Joven del Año TR35 en 2002. “Algo así es intolerable con cualquier otro protocolo de vacunas. No nos dedicamos a cambiar las vacunas contra el sarampión, las paperas o la rubeola cada año.”

Las vacunas de ADN se pueden modificar rápidamente, se pueden producir a bajo coste y se pueden almacenar mucho más tiempo que las vacunas tradicionales. No obstante, hay un problema importante: las inyecciones normales no logran que las células absorban una gran cantidad de ADN. Inovio está trabajando para solucionar este problema mediante la combinación de varias vacunas con una técnica llamada electroporación, que emite una pequeña descarga eléctrica justamente después de aplicar la inyección. Esta descarga hace que las membranas de las células se vean trastornadas momentáneamente, lo que facilita la absorción del ADN.

Para crear las vacunas de ADN, Inovio utiliza una plataforma a la que ha denominado como SynCon—abreviación de “synthetic construct”. Mediante el uso de datos genéticos y complejos algoritmos, la compañía ha desarrollado un proceso para designar genes de consenso—genes sintéticos que se parecen lo suficiente a los componentes de una variedad de virus, lo que provoca una respuesta inmunológica lo suficientemente amplia como para combatir las distintas cepas de una misma enfermedad. El sistema de Inovio identifica los aminoácidos que están más presentes en cada posición dentro los genes más importantes del virus, después los une para crear un antigen que provoca la inmunidad frente a cualquier virus que contenga uno de estos genes.

“Personalmente creo que este es un avance maravilloso,” afirma Tom Edgington, inmunólogo y profesor emérito en el Instituto de Investigación Scripps de San Diego. “Con las vacunas de ADN, no se necesita insertar una partícula viva. Puedes fabricar grandes cantidades de ADN y almacenarlo durante años, y no tienes que infectar medio millón de huevos cada año.”

La H en H1N1 viene dada por la hemaglutinina, la proteína externa del virus y a la que responden los sistemas inmunológicos humanos. Hay 15 versiones conocidas de la proteína, y sólo cinco de ellas son específicas de la enfermedad humana. Por tanto, al atacar estas proteínas de hemaglutinina, el sistema de Inovio debería, al menos en teoría, ser efectivo no sólo para la gripe estacional sino también para la aviar (H5N1) y la porcina (H1N1). “No hay ningún componente mágico que diferencie la gripe porcina H1N1 de la gripe estacional,” afirma Kim. “Es simplemente una cuestión de divergencia con aquello a lo que ha estado expuesto tu cuerpo, y es lo suficientemente distinto como para que el sistema inmune lo evada.”

Este parece ser el caso en las pruebas con animales. La compañía ha puesto a prueba el componente H1 de la vacuna en ratones infectados con la versión virulenta del H1N1 que causó la epidemia en 1918. La vacuna previno cualquier síntoma visible en los ratones inoculados, mientras que todos los ratones que no fueron vacunados acabaron muriendo.

Por supuesto, extender el uso de algo tan novedoso como la vacuna por electroporación podría ser difícil puesto que requiere el uso de su propia tecnología, cuyo coste actual es elevado. “Si hay que llevar a cabo la electroporación, la implementación de esta técnica podría resultar complicada, y desde luego es más difícil que simplemente usar un espray por la nariz,” afirma Greg Poland, director del Grupo de Investigación de Vacunas de la Clínica Mayo en Rochester, Minneapolis. (Es así como las vacunas con versiones debilitadas del virus se administran en la actualidad; las vacunas con el virus inactivado se distribuyen con el método clásico de aguja y jeringuilla.)

En cuanto a la vacuna en sí misma, la mayoría de los expertos están de acuerdo. “La idea es muy buena, hay mucha necesidad, y cualquier compañía que se adentre en algo así tendrá consigo todas las de ganar,” afirma el virólogo Peter Palese, director del departamento de microbiología en la Escuela de Medicina Mount Sinai, en la ciudad de Nueva York. Sin embargo, y aunque los estudios en animales de la compañía suponen una mejora respecto a los resultados de vacunación con ADN previos, denota que “la prueba final se verá cuando se inyecte en humanos.”

Inovio ha testado sus componentes H1 y H5 en animales, y el grupo espera poder comenzar las pruebas del componente H5 en humanos a principios de 2010. Los tests de H1, según opinan, comenzarán a más corto plazo. “Creemos que probablemente se necesitarán dos inyecciones, dejando un mes entre medias, y después una inyección de refuerzo cada cinco años,” afirma Kim.

Inovio no se limita a la gripe. Tiene una vacuna contra el VIH en desarrollo y también está trabajando en la creación de vacunas contra enfermedades que preocupan mucho en los países en desarrollo: la malaria y el dengue encabezan la lista. Sin embargo, y en contraste con el mercado de vacunas valorado en 20 mil millones de dólares, “este tipo de vacunas son prometedoras pero nunca llegarán incluso a amortizarse,” afirma Tom Edginton desde Scripps. “Hay mucho camino por delante hasta encontrar algo que sirva de ayuda al público y que cambie el mundo.”

Fuente:

Technology Review

Otros Artículos

El uso de este sitio web implica la aceptación de los Términos y condiciones y la Política de Privacidad de TandilSalud.com.ar
© Copyrights ©2014: Helius Information Technology - Todos los derechos reservados. Protección de datos personales.


Desarrollado por Helius IT