Qué es la MRSA, cómo nació, cómo prevenir su contagio

Publicado 21/09/2009 09:40


Staphylococcus aureus meticilina-resistente (MRSA, por sus siglas en inglés) es una infección causada por la bacteria Staphylococcus aureus (a menudo denominado simplemente "staph"). Hace ya algunas décadas que surgió la primer cepa de staph resistente a los antibióticos de amplio espectro usados comúnmente para combatirla.

La resistencia nació en los hospitales y la MRSA fue uno de los primeros gérmenes indiferentes a la acción de las drogas más potentes para combatirlos. Su infección puede resultar fatal para la víctima de turno, y además de no desaparecer con el uso de la meticilina, tampoco es destruida con otros antibióticos, como la amoxicilina y penicilina.

Los Staphs son bacterias que normalmente se encuentran en la piel o en la nariz de alrededor de un tercio de la población humana. Cuando una persona tiene staphs en piel o nariz, sin estar enferma, se dice que es un paciente colonizado", pero no infectado con MRSA. El tema es que las personas sanas pueden estar colonizados por el MRSA y no sufrir efectos nocivos, pero sí son capaces de transmitir el germen a otros seres humanos.

Generalmente inofensivas, las bacterias staph dejan de serlo si entran en el cuerpo a través de un corte o de otra herida; pero aun así a menudo sólo provocan problemas de piel menores en las personas sanas. Pero entre los adultos mayores y las personas que están enfermas o con el sistema inmune debilitado, las infecciones comunes por staphs pueden originar enfermedades graves.

En la década de 1990, un tipo de MRSA comenzó a aparecer entre la comunidad general. Hoy en día, esa forma de staph, conocida como MRSA extrahospitalaria o CA-MRSA, es responsable de numerosas y graves infecciones en la piel y en los tejidos blandos, y también de una forma grave de neumonía.

Para prevenir los contagios, los Institutos Nacionales de Salud de los Estados Unidos (NIH) en principio, aconsejan llevar a cabo una atención cuidadosa a la higiene personal. Se recomienda lavarse las manos con frecuencia, especialmente al visitar a alguien en un hospital o centro médico de cuidados a largo plazo".

Y agregan: "No se deben compartir elementos personales como toallas o máquinas de afeitar con otra persona, ya que esta bacteria se puede transmitir a través de artículos contaminados. Todas las heridas se deben cubrir con vendajes limpios y se debe evitar el contacto con los vendajes sucios de otras personas. En caso de compartir equipos para deportes, se recomienda limpiarlos primero con una solución antiséptica.

Fuente:

Neomundo

Otros Artículos

El uso de este sitio web implica la aceptación de los Términos y condiciones y la Política de Privacidad de TandilSalud.com.ar
© Copyrights ©2014: Helius Information Technology - Todos los derechos reservados. Protección de datos personales.


Desarrollado por Helius IT