Hacer gimnasia en la oficina: una buena opción para prevenir molestias y problemas posturales

Publicado 16/09/2009 09:37


La vida cotidiana dentro de una oficina puede ser sumamente estresante. Es por eso que cada vez es más frecuente destinar algunos días de la semana para que los empleados trabajen desde sus casas, así como también la reducción del horario laboral o la puesta en marcha de "actividades recreativas" o que favorezcan la distensión dentro del ambiente laboral.

Este es el caso de la gimnasia en la oficina, un conjunto de ejercicios desarrollados en Estados Unidos, luego exportados a Europa y actualmente en pleno desembarco por tierras sudamericanas.

¿De qué se trata?: rutinas simples, breves y de fácil realización que pueden ser llevadas a cabo en medio de la vorágine laboral y que contribuyen a incrementar la movilidad, disminuir el sedentarismo y favorecer la corrección de la postura previniendo la formación de lesiones y molestias.

Para que se hace

"La práctica de hacer gimnasia en el lugar de trabajo ha sido ideada por los países desarrollados para ser aplicada, especialmente, en caso de empleos sometidos a tareas de repetición constante. Hace algunos años esta metodología desembarcó en Brasil y de a poco está llegando acá. La premisa principal es favorecer la relajación, la meditación y los cambios de postura a fin de evitar contracturas, dolores y complicaciones articulares", señaló el doctor Rubén Castaño, jefe del servicio de Kinesiología del Hospital Universitario Austral (HUA).

"Las ventajas son muchas, tanto desde el punto de vista físico, pues ayuda a sentirse mejor y más cómodos, como desde lo psíquico ya que genera bienestar y contribuye a desarrollar más resistencia al estrés", sumó Castaño.

Cabe destacar que los ejercicios que conforman este tipo de rutinas fueron seleccionados a partir de los conceptos de la ergonomía, disciplina que analiza los datos biológicos, psicológicos y tecnológicos aplicados a los problemas de adaptación entre el hombre, el trabajo y su medio ambiente; y según la cual diversos estudios han demostrado que la productividad de los trabajadores disminuye cuando sobrevienen la falta de movimiento y el incremento del estrés.

Al ser consultada la profesora Nacional de Educación Física y directora de Office Gym, una empresa con más de 10 años de experiencia en el mercado, Ulla Hofmann, afirmó: "Una de nuestras premisas básicas es que sin éxito no hay salud, y siguiendo ese criterio podríamos decir que no hay salud sin movimiento. Es por eso que desarrollamos un sistema en el cual lo fundamental es que una persona realice cualquier tipo de actividad, siempre y cuando ésta implique levantarse de la silla para mover el cuerpo, descontracturarlo, y de esa forma favorecer la circulación, devolviéndole al organismo su vitalidad".

"Sin embargo, la idea no abarca sólo a la persona y su voluntad para moverse o seguir las rutinas, sino también la modificación del ambiente de trabajo, favoreciendo el acceso a elementos ergonómicos y cómodos así como también disponiendo los escritorios cerca de ventanales o contando con la iluminación adecuada".

Ante la pregunta sobre cuánto es necesario moverse, Hofmann y Castaño sostuvieron, respectivamente: "Cinco minutos de ejercicio por hora previenen los daños provocados por el sedentarismo". "Pero, hay que tener en cuenta que las rutinas deben ser repetidas al menos tres veces por semana y, dentro de las posibilidades, complementadas con la práctica de algún deporte fuera de la oficina".

¿Qué es lo que más duele?

Si bien las molestias en las muñecas (debido al uso del teclado) o en la zona cervical (dependiendo de la posición del monitor de la computadora) son bastantes frecuentes, los datos científicos y las experiencias recogidas indican que las molestias y los dolores de espalda constituyen el problema postural más frecuente.

De hecho, de acuerdo con un estudio publicado en la revista British Medical Journal (BMJ) entre el 50 y el 80 % de la población adulta padece esta molestia, que es considerada por la Organización Mundial de la Salud (OMS) como la principal causa de discapacidad ocupacional en el mundo y el motivo más frecuente de ausencia laboral.

"Los dolores en la columna pueden desarrollarse por hacer mucha actividad física o, por el contrario, como consecuencia del sedentarismo. También es posible que aparezcan en una persona que no se encuentra en ninguno de los dos extremos, sino que lleva una vida normal. En esos casos, estamos frente a una patología psicosomática en la cual los síntomas, que por lo general aparecen en las mujeres, se localizan en la zona cervical y están relacionados con las tensiones, la angustia y estrés", manifestó el doctor Víctor Ramanzin, médico especialista en Ortopedia y Traumatología integrante del Servicio de Patología de la Columna Vertebral de la Clínica y Maternidad Suizo Argentina (CyMSA).

En relación al tiempo y las características de la molestia es posible establecer dos categorías: mientras el dolor agudo se presenta de manera brusca y con una intensidad elevada, por lo general como consecuencia de un esfuerzo, el crónico, cuya intensidad es moderada, se relaciona con enfermedades discales, artrósicas o reumáticas.

No obstante, teniendo en cuenta la información publicada en BMJ, el origen del dolor es de causa mecánica en el 80-90 % de los casos, lo cual significa que la fuente está en la columna vertebral o sus estructuras, a diferencia del dolor neuropático, provocado por irritación de una raíz nerviosa.

Fuente:

Neomundo

Otros Artículos

El uso de este sitio web implica la aceptación de los Términos y condiciones y la Política de Privacidad de TandilSalud.com.ar
© Copyrights ©2014: Helius Information Technology - Todos los derechos reservados. Protección de datos personales.


Desarrollado por Helius IT