Las golosinas favoritas no aburren nunca a las mujeres obesas

Publicado 02/09/2009 09:31


NUEVA YORK -- Reuters Health -- Las mujeres que no son obesas se aburrirían de comer la misma golosina todos los días, pero eso no sucede en las que tienen sobrepeso.

Un nuevo experimento demuestra que el aburrimiento con las comidas favoritas no ayudará a adelgazar a los obesos, escribió en un editorial publicado en American Journal of Clinical Nutrition el doctor George A. Bray, del Centro de Investigación Biomédica de Pennington, en Baton Rouge.

El equipo de la doctora Jennifer L. Temple, de la University of Buffalo, en Nueva York, ya había demostrado que las personas con peso normal que comieron el mismo "snack" todos los días durante dos semanas sintieron que esa comida le gustaba menos y les producía menos satisfacción.

El equipo hizo el nuevo estudio para saber si sucedería lo mismo en las personas obesas.

Primero, el equipo les pidió a 31 personas obesas y a 27 no obesas calificar 19 alimentos ricos en calorías, como Doritos, papas fritas, caramelos y galletas, según el gusto personal y la frecuencia con la que los consumían cada semana.

Para cada participante, el equipo seleccionó un alimento "objetivo" que más le gustaba y que ya comía entre una y cuatro veces por semana.

El equipo comprobó primero cuán "reforzante" era el alimento preferido al ofrecerles a las mujeres la oportunidad de obtener puntos para ganar ese alimento mediante un juego en la computadora, o de obtenerlos para poder ganar tiempo para leer las revistas Time y Newsweek.

Luego, les asignaron a cada una la posibilidad de ingerir 100 calorías diarias de su golosina favorita durante dos semanas, 300 calorías o nada.

Tanto a las participantes obesas como no obesas que pudieron consumir 300 calorías diarias de su snack favorito, ese alimento ya no les gustaba tanto a las dos semanas.

Aún así, esa comida perdió su capacidad de refuerzo entre las no obesas y lo aumentó entre las obesas, que jugaban para ganar todavía más comida que al inicio del estudio.

A las mujeres obesas que pudieron consumir las 100 calorías diarias, el snack les dejó de gustar, pero no aumentó ni perdió su capacidad de refuerzo. En cambio, en el grupo de mujeres no obesas, el consumo de 100 calorías diarias de la golosina no modificó cuánto les gustaba ni cuán reforzante era.

Comer de más y consumir drogas tienen vías cerebrales similares, lo que explicaría por qué esas mujeres respondieron de distinta manera.

El estudio, concluyó el equipo, demuestra que hacer que las mujeres obesas consuman el mismo snack todos los días no reducirá finalmente el consumo de ese alimento.

FUENTE: American Journal of Clinical Nutrition, agosto del 2009

Otros Artículos

El uso de este sitio web implica la aceptación de los Términos y condiciones y la Política de Privacidad de TandilSalud.com.ar
© Copyrights ©2014: Helius Information Technology - Todos los derechos reservados. Protección de datos personales.


Desarrollado por Helius IT