Los niños que crecen con padres fumadores tienen más tendencia a ser alérgicos

Publicado 31/08/2009 10:28


Si hay algo probado, mal que les pese a los fumadores, es que los tóxicos que emanan los cigarrillos pueden permanecer durante muchas horas en un mismo ambiente, especialmente cuando se trata de uno cerrado o pequeño.

A fin de conocer las consecuencias derivadas de la inhalación involuntaria de sustancias tóxicas, investigadores del Instituto Karolinska de Estocolmo (Suecia), llevaron adelante un estudio que duró 5 años. ¿Las conclusiones? Que la exposición al humo de segunda mano durante la infancia aumenta el riesgo de alergias en niños.

El método de indagación consistió en cestionarios que los padres llenaron en diversas oportunidades, cuando los más de 2.500 chicos involucrados en la muestra tenían dos meses, uno, dos y cuatro años.

También se recolectaron muestras de sangre, y así los científicos determinaron que ante la presencia de humo de tabaco en el hogar los niños presentaban niveles por encima de lo normal de Inmunoglobulina E (IgE). Una sustancia que libera el sistema inmunológico cuando una persona se encuentra expuesta a un factor nocivo.

En presencia de un alergeno, el nivel de IgE aumenta como consecuencia de la sensibilidad y es entonces cuando se desencadenan una serie de procesos liderados por el sistema inmune y que provocan los reconocidos síntomas de la alergia.

De las conclusiones de los profesionales del Instituto Karolinska, se desprende que alrededor del 20% de los padres encuestados fumaba tras el nacimiento de su hijo, mientras que el 4% de los niños estaba expuesto al humo de segunda mano como resultado del uso de tabaco por parte de ambos progenitores.

Además, el 25% de los chicos mostró altos niveles de IgE a los 4 años, y el 15% de ellos resultó alérgico a los alergenos inhalados en el humo de los cigarrillos.

Finalmente se confirmó que, en comparación con los hijos de no fumadores, los niños expuestos al humo de segunda mano durante el principio de la niñez tenían casi el doble de probabilidades de ser alérgicos a sustancias inhaladas.

Y casi un 50% más de probabilidades de desarrollar la misma condición frente a determinados alimentos.

"Cuando una persona fuma, se está exponiendo a sustancias que provocan el deterioro del estado de salud general, al mismo tiempo que se comprometen numerosos órganos y crece el riesgo de desarrollar diversas afecciones. Si la exposición comienza de chicos, es peor porque a medida que el contacto con el humo se vuelve más frecuente, la adicción aumenta", explica desde Buenos Aires Alejandro Videla, Servicio de Neumonología del Departamento de Medicina Interna del Hospital Universitario Austral.

"Las personas que están expuestas al humo ajeno son fumadores pasivos y tienen un riesgo muy alto, aunque menor que los activos, de padecer un evento cardiovascular", consignó al respecto el doctor Ricardo Rey, médico cardiólogo, jefe del Servicio de Cardiología Preventiva y Definición Precoz de Ateroesclerosis del Hospital Italiano de Buenos Aires (HIBA).

Fuente:

Neomundo

Otros Artículos

El uso de este sitio web implica la aceptación de los Términos y condiciones y la Política de Privacidad de TandilSalud.com.ar
© Copyrights ©2014: Helius Information Technology - Todos los derechos reservados. Protección de datos personales.


Desarrollado por Helius IT