Hallan problemas tiroideos transitorios tras fortificación iodo

Publicado 24/08/2009 21:09


NUEVA YORK -- Reuters Health -- En Dinamarca, el uso de sal fortificada con iodo estuvo asociado con un aumento inicial y una disminución posterior en la cantidad de personas con tiroides hiperactiva (hipertiroidismo).

La tiroides es una glándula con forma de mariposa que se encuentra en el cuello y produce hormonas reguladoras del metabolismo corporal. En el hipertiroidismo, la glándula está hiperactiva, lo que provoca síntomas como sudoración excesiva, intolerancia al calor y nerviosismo.

Antes de implementar un programa nacional de distribución de sal fortificada con iodo, Dinamarca eran un país con deficiencia de iodo leve a moderada, explicó en Journal of Clinical Endocrinology and Metabolism el equipo de la doctora Charlotte Cerqueira, del Hospital Universitario Glostrup.

Mientras que el beneficio de la fortificación con iodo es "incuestionable en áreas con deficiencia grave", el beneficio de este procedimiento en áreas con deficiencia de iodo leve a moderada "tiene que compararse con los riesgos, lo que destaca la importancia" de controlar sus efectos sobre la población.

Para medir el impacto del programa de fortificación con iodo en Dinamarca sobre la función tiroidea en la población, el equipo midió la venta de fármacos antitiroideos antes y después de que ese país implementara un programa de fortificación con iodo.

De entre casi 5,3 millones de daneses, 4.281 comenzaron a usar fármacos antitiroideos en 1997. El equipo volvió a medir su consumo después de la implementación voluntaria del programa en 1998 y obligatoria en el 2000.

En la región del país con deficiencia de iodo moderada, la cantidad de usuarios de medicamentos antitiroideos aumentó un 46 por ciento durante los cuatro años posteriores al uso de la fortificación. Eso fue más frecuente entre los habitantes menores de 40 y mayores de 75 años.

En cambio, en la región con deficiencia leve, el uso de esos fármacos creció un 18 por ciento durante los primeros cuatro años y sólo entre los habitantes menores de 59 años.

Luego de seis años del uso de fortificación con iodo, el nivel de utilización de fármacos antitiroideos comenzó a disminuir hasta los niveles previos al inicio de la fortificación.

El hipertiroidismo transitorio inducido por el iodo se identificó en las fases iniciales de casi todos los programas de fortificación con iodo, señaló el equipo.

FUENTE: Journal of Clinical Endocrinology and Metabolism, julio del 2009

Otros Artículos

El uso de este sitio web implica la aceptación de los Términos y condiciones y la Política de Privacidad de TandilSalud.com.ar
© Copyrights ©2014: Helius Information Technology - Todos los derechos reservados. Protección de datos personales.


Desarrollado por Helius IT