El tamaño pequeño al nacer estaría asociado a problemas de sueño

Publicado 24/08/2009 20:55


NUEVA YORK -- Reuters Health -- Un nuevo estudio sugiere que los niños que nacieron con un tamaño pequeño para la edad gestacional serían más propensos que el resto a tener problemas de sueño.

El estudio, que incluyó a 289 niños de 8 años que habían nacido sanos y a término, reveló que cuanto menor era el peso y la talla al nacer, mayores eran sus probabilidades de tener problemas para dormir o alteraciones del sueño, como trastornos respiratorios o pesadillas.

Es más, el consumo materno prenatal de alcohol, un hábito que puede afectar el desarrollo fetal, estuvo asociado con un aumento del riesgo de tener problemas del sueño en la niñez.

Es posible, escribieron los autores en la revista Sleep, que la talla pequeña al nacer sea en algunos un marcador de alteraciones en el desarrollo del sistema nervioso, lo que afectaría más adelante la regulación normal del sueño.

"Demostramos que aún en niños que habían nacido sanos y a término, el tamaño pequeño al nacer eleva el riesgo de sufrir problemas de sueño", dijo a Reuters Health la autora principal del estudio, doctora Anu-Katriina Pesonen, de la Universidad de Helsinki, en Finlandia.

Pero eso no significa que todos los niños que nacen con un tamaño relativamente pequeño para la edad gestacional estén destinados a tener dificultades del sueño.

Por un lado, la talla al nacer está parcialmente determinada por la genética y, para Pesonen, es posible que estos nuevos resultados no sean aplicables a recién nacidos de talla pequeña naturalmente.

Por otro lado, agregó que los factores que pueden alterar el desarrollo fetal normal, que además del consumo prenatal de alcohol incluye el tabaquismo y la exposición a altos niveles de estrés antes del parto, permitirían fijar el escenario para los problemas de sueño en los años por venir.

Para el estudio, cada niño usó durante una semana un actígrafo, que es un dispositivo similar a un reloj de pulsera que mide los patrones de sueño y de actividad. Sus padres respondieron un cuestionario estandarizado sobre las alteraciones del sueño en sus hijos.

El equipo halló que, en general, cuanto más pequeño había sido un niño al nacer, más probabilidades tenía de sufrir alteraciones del sueño o de alcanzar una baja eficacia del sueño.

La eficacia del sueño describe la capacidad que tiene una persona de quedarse dormida y mantenerse así mientras su cabeza está sobre la almohada. En el estudio, 26 niños tuvieron un bajo nivel de eficacia del sueño, al pasar dormidos apenas tres cuartos o menos del tiempo en la cama.

El equipo halló también una relación entre los problemas del sueño y el consumo materno prenatal de alcohol, incluso a niveles relativamente moderados.

Entre los hijos de las mujeres que habían consumido más de una copa de alcohol por semana durante el embarazo, los riesgos de dormir poco (menos de 7,5 horas por noche) y de lograr un bajo nivel de eficacia del sueño fueron tres veces mayores que entre el resto de los niños.

El tabaquismo prenatal no estuvo asociado con los problemas de sueño. Pero, según el equipo, esto podría atribuirse a que pocas madres dijeron que habían fumado durante el embarazo, lo que redujo la capacidad del estudio de identificar alguna relación entre ambos factores.

Por ahora, concluyeron los autores, los resultados sugieren que hasta el consumo moderado de alcohol durante el embarazo, y las variaciones de la talla al nacer dentro de un rango normal, podrían alterar el sueño de los niños en la niñez.

FUENTE: Sleep, 1 de agosto del 2009

Otros Artículos

El uso de este sitio web implica la aceptación de los Términos y condiciones y la Política de Privacidad de TandilSalud.com.ar
© Copyrights ©2014: Helius Information Technology - Todos los derechos reservados. Protección de datos personales.


Desarrollado por Helius IT