Tandil: Los profesionales del Hospital no descartan otra fuerte oleada de Gripe A y siguen aprendiendo

Publicado 22/07/2009 10:42


El director médico Vito Mezzina y el infectólogo Jorge Gentile relataron cómo trabajan para investigar el virus, que produce síntomas que están conociendo. También plantearon dudas sobre el uso del medicamento.

Convocados para dialogar en “La ciudad”, el magazine que se emite por la pantalla de Eco TV, el director médico del Hospital “Ramón Santamarina”, Vito Mezzina, y el jefe de Infectología, Jorge Gentile, contaron sus experiencias en el marco de la emergencia sanitaria decretada por la Influenza H1N1, un virus “diferente”.
Cuando apareció este tipo de gripe en el país, circulaba poca información al respecto. Por lo tanto, se trató de un cuadro clínico nuevo que desafió diariamente a los profesionales de la salud. Actualmente, si bien nadie asegura que no se produzca una segunda oleada para el próximo mes, los médicos aseguran estar prevenidos para una eventualidad de este tipo, ya que conocen sus “diferentes modos de presentación”.
Cuando se manifestó el virus, los médicos fueron aprendiendo “sobre la marcha”, puesto que “todo lo que en un momento pensamos o leímos, muchas cosas hubo que cambiarlas. Aprendimos un cuadro clínico diferente, manifestaciones radiológicas y evoluciones diferentes, lo que hemos ido consignando, no sólo en Tandil sino en todo el país”, expuso Gentile.
“Hay conexión con gente de otros medios y les ha sucedido lo mismo: una presentación del síndrome gripal que no era la habitual, con complicaciones que eran infrecuentes. Para nosotros ver una neumonía por gripe era algo rarísimo y tuvimos oportunidad lamentablemente de ver bastante”, agregó.

La naturaleza
del virus

-¿Qué particularidades tiene este virus respecto a otros?
Jorge Gentile: -Sería prematuro definirlo porque todavía no sabemos el espectro clínico de lo que puede dar este virus en su totalidad. Llevamos tres meses de epidemia/pandemia.
Sabemos que la mayoría de los cuadros son leves y se resuelven espontáneamente. Lo que sucede es que al atacar a un porcentaje de la población tan amplio, los casos graves son más.
-Si hay un paciente que no se medica, ¿puede transcurrir como una gripe casi normal?
J.G.: -Todavía no lo sabemos. La eficacia del medicamento tampoco la sabemos, porque existe la difusión o la creencia de que si uno toma la pastilla no le pasa nada. Ahora las mismas autoridades estadounidenses están pidiendo que se usen medicamentos exclusivamente en los casos de internados, que no se dé por dar o ante casos leves.
Si no la epidemia sería muy fácil: Ponemos tres container con osestamivir y todo arreglado, pero no es así.
-¿Por qué motivo sólo lo aconsejan para personas internadas?
J.G.: -Por la resistencia del virus. Como todo fármaco antimicrobiano genera resistencia y ya la hay en algunos lugares.
-Qué quiere decir, ¿que el virus puede mutar?
J.G.: -Que cambia sus características. Este virus es un cambio de un virus previo. Como el sistema inmune no lo reconoce afectó a esa cantidad de gente asombrosa.
-Por su experiencia, ¿comparte el criterio de los infectólogos que hablan de una segunda oleada?
J.G.: -No lo sé. Espero que no. En el XVIII hubo tres oleadas. Algunos se aventuran a decir que no hubo múltiples epidemias en el siglo XX, desde 1981 hasta ahora, sino que llevamos 91 años de un mismo virus que ha ido presentándose de forma diferente.
Todo el siglo XX ha sido Gripe A, lo que pasa es que ésta es H1N1, variante porcina.

Difícil que “nos
pasen por alto”

-¿Cómo vive como profesional lo que está ocurriendo?
Vito Mezzina: -Inicialmente nos sorprendió a todos. Estábamos ante una situación que no era habitual y creo que nos dimos cuenta en el momento oportuno como para poder tomar las medidas adoptadas.
Hicimos un grupo de trabajo dentro del Hospital y con las direcciones de las instituciones privadas para trabajar en forma mancomunada.
Nos llevó mucho trabajo y mucho tiempo como para producir consensos, determinar algoritmos y que se trabajara en forma igual las instituciones de Tandil y tener todos un mismo idioma, ya que la información estaba siendo modificada diariamente y teníamos que estar preparados para una contingencia nacional.
-¿Han sumado experiencia para estar prevenido ante un eventual segunda oleada?
V.M.: -Por supuesto. Ya conocemos de qué se trata y sus diferentes modos de presentación. De esa manera será difícil que se nos pasen por alto casos en forma prematura.
J.G.: -Si hay un segundo o tercer pico, quizás nos toma mejor posicionados, ya que no es algo desconocido, aunque sea grave.
Uno muchas veces dice que hay que tranquilizar: hay que poner las cosas en su justo punto. A veces es difícil tranquilizar. Hace un mes, todos teníamos miedo, en realidad no era solamente el público sino los médicos también.
Pero lo que tenemos que aprender es a solucionar problemas, sean graves o no, y esto nos enseñó mucho.
-Usted al comienzo decía que esto quizás pasara como una gripe más. ¿Fue cambiando su forma de pensar al conocer la enfermedad?
J.G.: -Así es. Sólo alguien muy duro no cambia de opinión. Es algo que tenemos que aprender, aunque nos contradigamos nosotros mismos. Uno aprende y va cambiando.
-¿Qué observan los infectólogos de otros lugares del país?
J.G.: -Lo que hemos notado es que la transmisión interhospitalaria ha sido baja. De 10 mil trabajadores de la salud sólo ha habido tres internados y 30 enfermos no graves.
Sabemos poco. Si se disemina tanto, ¿por qué los que atienden no están más enfermos? Estamos aprendiendo.*

Fuente:

El Eco Digital

Otros Artículos

El uso de este sitio web implica la aceptación de los Términos y condiciones y la Política de Privacidad de TandilSalud.com.ar
© Copyrights ©2014: Helius Information Technology - Todos los derechos reservados. Protección de datos personales.


Desarrollado por Helius IT