Australia prueba la vacuna contra la gripe A

Publicado 22/07/2009 10:39


Dos empresas de ese país inician los ensayos en humanos. Los resultados de los 540 voluntarios se conocerán dentro de seis semanas. La OMS y otras compañías estaban teniendo dificultades para cultivar el virus en laboratorio.

Esas compañías anunciaron el inicio de los primeros ensayos en humanos con una vacuna candidata a prevenir la infección por el nuevo virus de la gripe A/H1N1, que hasta la fecha se cobró la vida de más de 700 personas en todo el mundo.

A pesar de que la Organización Mundial de la Salud (OMS) y otros grandes fabricantes estaban teniendo algunas dificultades para lograr cultivar el virus y utilizarlo en la fabricación de esta terapia, 540 australianos serán los primeros en recibir un pinchazo que aún deberá demostrar si funciona.

Una de las compañías, CSL, cuenta ya con 240 voluntarios para participar en un ensayo que durará unos siete meses.

Los participantes en esta primera prueba con humanos habrían pagado alrededor de 400 dólares australianos (unos 230 euros) por recibir una o dos dosis de la vacuna en el Royal Hospital de la ciudad de Adelaida, según el diario español El mundo.

Esta compañía informó en un comunicado que pretende poder contar con el fármaco antes del próximo mes de septiembre.

Después de hacerles un primer análisis de sangre, los voluntarios recibieron una primera inyección. En dos semanas se los analizará de nuevo y el 4 de agosto están previstas las pruebas en niños.

A pesar del inicio de los ensayos, los responsables de la vacuna reconocen que tardarán entre seis y ocho semanas en saber si el producto funciona.

Además, las autoridades australianas ya advirtieron que no se autorizará ninguna terapia que no funcione o que pueda resultar peligrosa para el ser humano.

Si el producto de CSL demuestra que funciona, el gobierno australiano encargará al fabricante 21 millones de dosis para vacunar a los grupos de riesgo.

Por su parte, la segunda empresa, Vaxine, empezó su ensayo con otras 300 personas. Ambas son vacunas similares a las de la gripe estacional, pero que contienen una sola cepa de la nueva gripe A, en lugar de las tres que se combinan habitualmente.

"Nosotros estamos en el hemisferio sur, y es aquí donde está el problema ahora", señaló Nikolai Petrovsky, director de Vaxine, al diario británico ’The Guardian’.

"Aquí estamos en medio de un brote de nueva gripe que es probable que no llegue a EEUU hasta que allí comience la temporada fuerte de gripe, dentro de seis meses", agregó.

Hasta ahora, Australia confirmó más de 14.700 contagios por el nuevo virus y 41 personas han muerto en el país a consecuencia de la enfermedad.

La OMS espera que el número de casos, que dejó de contabilizar oficialmente por las dimensiones de la pandemia, repunte en el hemisferio norte en los meses de septiembre y octubre, con el regreso de las vacaciones y el comienzo de los colegios.

Petrovsky reconoce que no hay ninguna garantía de que la vacuna vaya a funcionar, y admitió que los científicos se enfrentan a un virus desconocido y de comportamiento imprevisible.

De hecho, estos días, tanto la OMS como los grandes fabricantes de vacunas (Novartis o GlaxoSmithKline, entre otros), reconocieron que está siendo más difícil de lo que se esperaba hacer crecer el virus en el laboratorio para poder desarrollar la vacuna.

Estas dificultades técnicas ante un patógeno que no se comporta igual que una gripe normal, serían algunas de las causas que podrían retrasar el desarrollo de una vacuna eficaz.

Para desarrollar una inmunización que prevenga la infección, las muestras del virus A/H1N1 están siendo cultivadas e inactivadas en el laboratorio.

Posteriormente, es necesario ligarlas con un antígeno (que será el que despierte la reacción inmune del organismo capaz de combatir al virus); de manera que cuanta menos cantidad de antígeno se necesite en la fabricación de la vacuna, más dosis podrán fabricarse.

Sin embargo, en este caso, los especialistas se están encontrando con una fabricación de antígenos que sólo ronda el 30%-50% de lo que se suele obtener anualmente con la gripe estacional.

De momento, como explicaba recientemente el diario ’The Wall Street Journal’ los expertos no están muy seguros de cuál es la cantidad ideal de antígenos que debe contener esta nueva vacuna; aunque sí parece claro que habrá que usar adyuvantes (otras sustancias), como se suele hacer habitualmente para reforzar la respuesta inmunitaria.

Fuente:

Telam

Otros Artículos

El uso de este sitio web implica la aceptación de los Términos y condiciones y la Política de Privacidad de TandilSalud.com.ar
© Copyrights ©2014: Helius Information Technology - Todos los derechos reservados. Protección de datos personales.


Desarrollado por Helius IT