Asma de Difícil Control. Lo padecen el 5% de los pacientes asmáticos.

Publicado 03/05/2010 10:47


El "Asma de Difícil Control" (ADC), trae serias consecuencias en la vida de los pacientes. Días laborales y escolares perdidos, cambios de trabajo, internaciones, consultas de urgencia y mayor necesidad de cuidados son algunas de las características de esta forma de la enfermedad. Estrategias de tratamiento innovadoras permiten disminuir los ataques, mejorar la función pulmonar y reducir los síntomas.

Alrededor del 5% de los pacientes asmáticos (unas 200.000 personas en todo el país) sufre de “Asma de Difícil Control”, con un fuerte deterioro de su calidad de vida. Es por eso que en vísperas del "Día Mundial del Asma", que se celebra en todo el planeta el martes 4 de mayo, los especialistas consultados enfatizaron la necesidad de seguir las Guías de Tratamiento actualizadas, que incluyen estrategias para manejar exitosamente estos casos.

- Asma de Difícil Control

Ocurre cuando pese a recibir la medicación estándar a dosis máximas persisten los síntomas, los ataques o ‘exacerbaciones’ y la función pulmonar alterada. Ello se traduce en ausentismo escolar y laboral, cambios de trabajo, consultas de urgencia, hospitalizaciones, medicación adicional, necesidad de cuidado en el hogar y otras repercusiones que alteran la vida de quienes la padecen.

Asimismo, estos pacientes tendrían mayor riesgo de muerte por asma. Este grupo, junto con el asma grave, consume el 80% de los recursos destinados al manejo de la enfermedad.

“Se trata de una condición que padece alrededor del 5%  de las personas con asma, y provoca serias consecuencias, tanto a nivel clínico como socioeconómico”, señaló el Dr. Daniel Colodenco, Jefe del Servicio de Alergia e Inmunología del Hospital de Rehabilitación Respiratoria ‘María Ferrer’. “No obstante, en la actualidad contamos con estrategias terapéuticas recomendadas en guías internacionales y locales, que reducen notablemente las exacerbaciones y mejoran los síntomas”.

Según Colodenco, “los pacientes con este tipo de asma, al no lograr un adecuado control de su enfermedad, presentan riesgo aumentado de ataques o exacerbaciones, internaciones y muertes por asma. Además evidencian un marcado ausentismo laboral y escolar en comparación con sus pares con asma controlada y gastan muchos más recursos que los asmáticos leves. Su situación los limita notablemente para la actividad deportiva y de esparcimiento. A diferencia del asma que se controla adecuadamente, situación posible en la mayoría de los asmáticos, los pacientes con asma de difícil control son de alto riesgo y deben contar con medidas de detección y prevención detalladas. Por eso es tan importante que sean detectados”.

Las guías de GINA (the Global Initiative For Asthma), el principal organismo mundial en materia de asma, enfatizan la importancia de controlar la enfermedad. De hecho, el lema del Día Mundial del Asma de este año es “Usted puede controlar su asma”, con el objetivo de reducir las internaciones a causa de esta afección. A nivel local, las recomendaciones de la Asociación Argentina de Alergia e Inmunología Clínica (AAAEIC) junto con la Asociación Argentina de Medicina Respiratoria (AAMR) coinciden con dicha postura.

“Por ‘control’ se entiende reducir al mínimo o suprimir el impacto clínico, funcional y de riesgo del asma. Un paciente con permanentes síntomas, que tiene la función pulmonar disminuida y que no mejora con corticoides y broncodilatadores, necesita un enfoque diferente. Afortunadamente, en la actualidad podemos ofrecerle nuevas alternativas que mejoren ese cuadro”, afirmó el Dr. Ricardo Del Olmo, Jefe de Laboratorio Pulmonar del Hospital de Rehabilitación Respiratoria ‘María Ferrer’.

Tal como refirió el Dr. Colodenco, “no se debe confundir ‘asma de difícil control’ con ‘asma mal controlada’. En este último caso, pueden existir múltiples factores que impiden el éxito del tratamiento, desde una pobre adherencia por parte del paciente hasta la falta de acceso, incluyendo la subestimación de la gravedad de la enfermedad. Por el contrario, en el ADC, el paciente recibe las dosis máximas de corticoides, medicaciones de rescate y otras medidas estándar, y pese a un uso correcto los síntomas persisten”.

El Dr. del Olmo resaltó que “lo principal es que el paciente con asma de difícil control sepa que existen soluciones y que hable con su médico. A menudo vemos que estas personas se han habituado a vivir despertándose a cada rato sin poder respirar, con tos, sibilancias, incapaces de realizar un esfuerzo físico normal. Nuestra función como profesionales es alentarlos a seguir el tratamiento, porque cuando se observan los resultados su vida cambia por completo”.

- Alternativas terapéuticas


La guía GINA (Global Initiative for Asthma) señala un esquema de cinco escalones para alcanzar el control del asma.  Para el tratamiento del Asma de Difícil Control se recomienda adicionar los tratamientos recomendados por la guía GINA en su Paso 5.

Es decir que cuando no se logra alcanzar los objetivos terapéuticos, según GINA, debería adicionarse el tratamiento con corticoides orales y una nueva clase de drogas, las ‘anti-IgE’, a la que pertenece el omalizumab, una novedosa medicación que demostró disminuir en forma significativa las exacerbaciones y visitas a emergencia en pacientes con asma alérgica severa persistente (50% de reducción en la tasa de exacerbaciones graves versus placebo y una reducción del 43,9% en la tasa de visitas a emergencia versus placebo).

- Omalizumab

Es el único tratamiento anti-IgE. Se trata de un anticuerpo monoclonal humanizado con un innovador mecanismo de acción; bloquea la acción de la inmunoglobulina E (IgE), un anticuerpo implicado en el mecanismo subyacente del asma alérgica.  Al interrumpir la señal de la IgE, inhibe la liberación de mediadores inflamatorios, reduciendo por lo tanto los síntomas debilitantes del asma como la dificultad respiratoria y la disnea en los pacientes gravemente afectados. Como consecuencia se reducen las exacerbaciones y síntomas de asma que provocan hospitalizaciones.

Este tratamiento demostró ser eficaz en niños a partir de los 6 años de edad y adultos con asma moderada a severa que recibían corticoides inhalatorios, mejorando significativamente el registro de síntomas y por lo tanto la calidad de vida del paciente (medida con cuestionarios validados). A largo plazo, el omalizumab evidenció un adecuado perfil de tolerabilidad y seguridad.

Al respecto, el Dr. del Olmo agregó que “omalizumab ha demostrado ser efectivo en reducir las exacerbaciones, internaciones y en mejorar la calidad de vida de los pacientes con asma de difícil control, en los miles de pacientes que lo recibieron en ensayos clínicos, tanto adultos como niños desde los 6 años. Estudios postventa en miles de pacientes, han demostrado un muy buen perfil de seguridad, y lo mismo ocurre en nuestros pacientes que lo reciben en Argentina”.

Fuente

Proyecto Salud

Otros Artículos

El uso de este sitio web implica la aceptación de los Términos y condiciones y la Política de Privacidad de TandilSalud.com.ar
© Copyrights ©2014: Helius Information Technology - Todos los derechos reservados. Protección de datos personales.


Desarrollado por Helius IT