Los alimentos más sanos del mundo

Publicado 16/07/2009 09:51


¿Cuál es la mejor dieta para los seres humanos? ¿La vegetariana? ¿Quizás la vegana? ¿O la rica en proteínas? ¿Baja en grasas, quizás? ¿O sin lácteos?

Agárrense bien al carrito del súper: lo cierto es que no existe una dieta perfecta para los seres humanos. Por lo menos, la dieta perfecta no se basa en la cantidad de proteínas, grasas o carbohidratos se ingieran.

Las personas han podido vivir y desarrollarse con dietas altas en proteínas, bajas en grasas (por ejemplo, los inuit de Groenlandia); o con dietas bajas en proteínas y altas en carbohidratos (como los indígenas del África meridional); y con dietas que implican un alto consumo de leche entera sin pasteurizar y nata (como la gente del valle de Loetschental en Suiza); también con dietas ricas en grasas saturadas (los pobladores de las islas Kiriwina); e incluso con dietas en las que la sangre de los animales se considera un alimento básico (como los masai de Kenia y Tanzania). Los pueblos han vivido y se han desarrollado con estas dietas, sin ser asaltados por las enfermedades degenerativas que son las epidemias de la era moderna: enfermedades cardiacas, diabetes, obesidad, enfermedades neurodegenerativas, osteoporosis y cáncer.

Lo único que tienen estas dietas en común es que se basan en alimentos enteros, sometidos a un procesamiento mínimo. Frutos secos, bayas, legumbres, leche entera y carne de ganado alimentado con pastos. Los alimentos enteros, reales, sin procesar, suelen ser sanos, independientemente de la cantidad de carbohidratos, proteínas o grasas que contengan.

Todas estas dietas tienen en común el hecho de que en ningún caso incluyen comidas preparadas. También son muy bajas en azúcares. De hecho, el número de sociedades modernas o antiguas famosas por su salud y longevidad que consumían dietas con un alto contenido en azúcar es de... vamos a ver los datos.... Un momento: ¡no hay ninguna!

Para ser francos, lo que comemos probablemente sea menos importante que cuánto se hayan procesado sus ingredientes. Los alimentos reales (alimentos enteros sometidos a escaso procesamiento) contienen una farmacia virtual de nutrientes, sustancias fitoquímicas, enzimas, vitaminas, minerales, antioxidantes, antiinflamatorios y grasas saludables, que pueden hacernos vivir hasta los 100 años.

Las bayas, por ejemplo, tienen un contenido extraordinariamente bajo de calorías, alto en fibras y contienen múltiples compuestos de las plantas que mejoran la memoria y contribuyen a combatir el cáncer. Los estudios han demostrado continuamente que las personas que consumen frutos secos habitualmente presentan índices más bajos de enfermedades cardiacas. Las legumbres destacan por su elevado contenido en fibras y forman parte de la dieta de las personas longevas y con una buena calidad de vida de prácticamente todo el mundo.

Las proteínas (esta palabra proviene de un término griego que significa "de máxima importancia") son una característica de todas las dietas saludables que se han estudiado a lo largo de la historia. La carne, contrariamente a lo que su mala reputación haría pensar, puede ser sana si (y este "si" es fundamental) proviene de animales criados con pasto, que nunca han vivido en granjas de engorde y que nunca se han hinchado con antibióticos y hormonas.

Lo mismo se puede decir de la leche entera sin pasteurizar que innumerables devotos de todo el mundo creen que es una de las bebidas más saludables que existe y por la que pueden llegar a pagar grandes sumas y a sufrir muchas molestias para conseguirla en granjas pequeñas y sostenibles. El salmón salvaje, cuyo contenido en omega 3 es mucho más elevado que el de sus primos menos afortunados, criados en criaderos, debe su llamativo color rojo a un potente antioxidante llamado astaxantina. La combinación de proteínas, omega 3 y antioxidantes hace que el salmón sea un firme candidato a la lista de los mejores alimentos de cualquiera.

Otro gran alimento son los huevos, una de las creaciones más perfectas de la naturaleza, especialmente si no se desecha la yema. Hay que recordar que alimentos "enteros" significa alimentos en su estado original. Nuestros robustos ancestros no comían caribú "bajo en grasa", ¿por qué nosotros comemos tortillas sin yema?

En realidad no hay verduras "malas", pero desde luego algunas son excelentes. Cualquier verdura del género de las Brassicas, como el brócoli, el repollo, las coles de bruselas o la col rizada, contiene una sustancia química, el indol, que contribuye a reducir el riesgo de cáncer.

En el reino de las frutas, las manzanas se han ganado justamente su reputación de saludables: contienen una gran cantidad de fibras, minerales (como el boro, que contribuye a la formación de los huesos) y sustancias fitoquímicas (como la quercetina, que es conocida por sus propiedades antiinflamatorias y anticancerígenas). Algunas investigaciones recientes sugieren que el zumo de granada ralentiza el avance de algunos cánceres. Otras investigaciones han demostrado que contribuye a bajar la tensión y que puede actuar incluso como una "Viagra natural".

El té se merece una mención especial en cualquier lista de los alimentos más sanos del mundo. Es la segunda bebida por consumo en el mundo (después del agua). En todas sus formas (negro, oolong, blanco, verde o yerba mate) contiene ingentes cantidades de antioxidantes y antiinflamatorios. Algunos tipos de té (el verde, por ejemplo) contienen unas sustancias químicas de las plantas denominadas citrinas (vitamina P) que tienen unas claras propiedades anticancerígenas.

Finalmente, no podemos dejar de hablar de la familia de plantas aliáceas: cebollas, ajo y chalotas. El ajo se ha usado durante miles de años por sus propiedades medicinales; hay cientos de estudios publicados que respaldan sus efectos antimicrobianos y su capacidad de reducir el riesgo de enfermedad cardiaca. Hay varios estudios que demuestran también que existe una relación inversamente proporcional entre el consumo de cebolla y la presencia de distintos tipos de cáncer.

Una dieta saludable no tiene por qué contener todos los alimentos de la lista de "alimentos más saludables del mundo", pero incluir algunos de esos alimentos en nuestro plan de alimentación personal desde luego no nos hará ningún mal.

Jonny Bowden, Ph.D., CNS, es un nutricionista titulado, autor de siete libros sobre salud y nutrición, incluido The 150 Most Effective Ways to Boost Your Energy (Las 150 mejores formas de reforzar tu energía) y The 150 Healthiest Foods on Earth (Los 150 mejor alimentos del mundo).

Fuente:

Forbe

 

Otros Artículos

El uso de este sitio web implica la aceptación de los Términos y condiciones y la Política de Privacidad de TandilSalud.com.ar
© Copyrights ©2014: Helius Information Technology - Todos los derechos reservados. Protección de datos personales.


Desarrollado por Helius IT