Tratamiento ACV en fin de semana es más agresivo, pero no mejor

Publicado 13/01/2010 10:48


Reuters Health - Nunca es un buen momento para sufrir un accidente cerebrovascular (ACV), pero un nuevo estudio sugiere que quien lo sufre un fin de semana es más propenso a recibir una terapia trombolítica al llegar al hospital que quien lo padece un día hábil.

Aun así, la posibilidad de sobrevivir sería la misma para ambos pacientes.

El ACV exige un tratamiento de emergencia y los que lo sufren un sábado o domingo "no pueden esperar hasta el lunes para recibir una terapia agresiva", afirmó el equipo de la doctora Abby S. Kazley, de la Medical University of South Carolina, en Charleston.

"Quien crea que está sufriendo un ACV debe ir a un hospital de inmediato. No hay que esperar a pedir ayuda", dijo Kazley a Reuters Health.

El estudio, agregó, demuestra que "la atención de alta calidad está disponible en los hospitales todos los días de la semana". De hecho, la atención puede ser más agresiva los fines de semana.

¿Por qué? Porque, aunque los hospitales tengan menos personal, los pacientes tendrían más acceso al equipamiento y a los médicos.

No suele haber cirugías programadas, lo que quizás "reduce el tráfico y la espera" para los estudios diagnósticos, lo que acelera y mejora el diagnóstico y el tratamiento.

Además, con menos caos vehicular en las calles y menos obligaciones laborales, los pacientes llegan más rápido al hospital, dentro de las tres horas ventana recomendadas para usar los trombolíticos.

El equipo analizó datos de 78.657 pacientes admitidos en hospitales de Virginia entre 1998 y el 2006 por ACV isquémico, que es el más común y aparece por un coágulo arterial que interrumpe el flujo de sangre al cerebro.

De ellos, 20.279 ingresaron un fin de semana y 58.378 en la semana.

Los primeros fueron un 20 por ciento más propensos que el otro grupo a recibir el trombolítico tPA, que mejora la evolución; lo recibieron 543 pacientes atendidos un fin de semana y sólo 229 de los hospitalizados en la semana.

Ninguno de los grupos fue más propenso a morir que el otro: 1.420 pacientes hospitalizados los fines de semana versus 3.993 internados en la semana, es decir, casi la misma tasa de mortalidad.

Todas esas cifras juntas sugerirían que el tPA no hizo un buen trabajo. De hecho, los pacientes que lo recibieron fueron más propensos a morir en el hospital.

El doctor Lawrence B. Goldstein, director del Centro de ACV Duke, en Durham, Carolina del Norte, y portavoz de la Asociación Estadounidense del Corazón, dijo que los resultados no son sorprendentes porque "ningún ensayo clínico mostró jamás que el tratamiento (con un trombolítico) mejorara la supervivencia".

Pero Kazley indicó que las muertes adicionales entre los pacientes tratados con tPA se deberían a que los médicos son más propensos a administrarlos a aquellos con un ACV grave y más riesgo de morir.

La experta agregó que el estudio proporciona "una buena noticia: la calidad de la atención es similar, sin importar qué día los pacientes llegan al hospital. Es un indicio de la estandarización de la atención".

Estudios previos sobre "el efecto fin de semana" habían dado distintos resultados.

Por ejemplo, en un estudio en Canadá sobre la evolución después de un ACV, los autores hallaron que los pacientes que ingresaban al hospital los fines de semana tenían más riesgo de morir que si lo hacían en la semana.

"Hasta en un país con cobertura universal en salud, las diferencias en los recursos, la experiencia o la cantidad de médicos los fines de semana" modificarían la tasa de mortalidad por ACV, concluyeron entonces los autores.

En un estudio previo en Estados Unidos, los autores habían hallado que las personas hospitalizadas por infarto en la semana eran menos propensas que las internadas en la semana a recibir atención que les pudiera salvar la vida.

En ese estudio, las hospitalizaciones por infarto durante los fines de semana estuvieron asociadas con tasas de mortalidad más altas, lo que llevó a pensar a los autores que mejores equipos de trabajo en los hospitales o la atención regionalizada de los pacientes infartados podría prevenir algunas de esas muertes.

FUENTE: Archives of Neurology, enero del 2010

Otros Artículos

El uso de este sitio web implica la aceptación de los Términos y condiciones y la Política de Privacidad de TandilSalud.com.ar
© Copyrights ©2014: Helius Information Technology - Todos los derechos reservados. Protección de datos personales.


Desarrollado por Helius IT